Sexo

Buscando por: ‘ginecologos’

me puse en manos de un ginecologo salido

A veces es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer y esta madurita no es la única que se llevó la sorpresa al cambiar su ginecólogo habitual por un viejo con cara de vicioso y que la miraba muy raro. Al principio estaba incómoda y sabía que ese abuelete no tenía buenas intenciones, pero como lo que pasara en la consulta allí se quedaría, dejó trabajar al profesional y se tumbó en el potro sin pensar en nada más que en su disfrute.